Oración A Santa Ángela de la Cruz: Por Los Enfermos, Necesitados y Más

El día de hoy, te traemos una oración a Santa Ángela de la Cruz, para que puedas pedir y orar por los enfermos, los necesitados, y otras personas que estén sufriendo y/o padeciendo de alguna enfermedad o algún otro mal.

Pedir por las personas necesitadas es un bien que hace mucha falta en el mundo, ya que ellas más que nadie, necesitan toda la ayuda que se les pueda proporcionar, ¿y que mejor ayuda que la ayuda de nuestro señor todopoderoso?

Por eso te pedimos a ti, el que está leyendo nuestro artículo, que en esta oración incluyas a todos los seres vivos necesitados del mundo.

Ahora, antes de dar inicio a la oración, debemos saber quién fue Santa Angela de la Cruz, como vivió, como murió y cuál fue su legado para llegar a ser considerada una santa.

Sin más que agregar, comencemos:

¿Quién es Santa Ángela De La Cruz?

Era una hermosa mañana cuando nace la futura santa, ángela de la cruz un 30 de enero de 1846 en sevilla, sus padres francisco guerrero y josefa gonzález eran pobres pero honrados, tuvieron catorce hijos, pero sólo seis llegaron a mayores de edad.

Sus padres eran hasta la exclaustración de los religiosos en 1836 los cocineros del convento de los padres teatinos de sevilla, su padre murió pronto, sin embargo la madre llegará a ver la obra de su hija y las hermanitas de la cruz la llamaran con el dulce nombre de la abuelita y quedaron admiradas de las muchas virtudes que florecían en el jardín de su alma.

Ella supo trasplantarlas al jardín del alma de su hija ángela, un día siendo aún muy pequeña desapareció y todos la buscaron todos menos su madre que enseguida adivinó dónde estaba, en la iglesia, fueron allí y estaba rezando y recorriendo los altares.

Ya mayor dirá “yo todo el tiempo que podía lo pasaba en la iglesia echándome bendiciones de altar como hacen las chiquillas”, los apuros económicos de la casa impedían que angelita dedique muchos años a su formación intelectual, apenas sabía leer y escribir con bastantes faltas de ortografía pero esto bastará para su misión de madre fundadora.

Ya de joven nadie osaba hablar mal o pronunciar blasfemias en su presencia si hablaban algo menos puro al verla llegar decían cambiando de conversación “callad que viene angelita”, trabajó durante algún tiempo como zapatera y llegó a hacerlo muy bien.

Era la mejor compañera, la dueña doña antonia estaba encantada de ella y exhortaba a las demás a que la imitaran hacía rezar el rosario y rendían más que antes, en casa también seguía siendo muy mortificada y ejemplar, el padre torres padilla era muy amigo de la familia donde trabajaba como zapatera.Le habrían hablado de la maravilla de aquella joven.

Un día le dice angelita “¿a qué enemigo hay que temerle más?”, “al demonio” se apresuró a contestar angelita, “no hija no” replicó padre torres “el peor enemigo es el mundo” padre torres viendo el alma tan pura de angelita y que aquel tesoro no era para el mundo le dijo “¿has pensado alguna vez en consagrarse a dios en la vida religiosa? yo creo que tú y yo estaremos juntos un paseíto por el cielo

Fue a la madre priora de las carmelitas descalzas de sevilla, pero la vieron un tanto débil y no la admitieron por temor a que no pudiera observar la regla, después ingresó en las hermanas de la caridad llegó a vestir el hábito, pero hubo de salir del convento por enfermedad el señor le tenía reservada otra misión viendo que no podía ser monja

En el convento se dijo a sí misma se de monja en el mundo que hizo los votos religiosos, el señor la hizo ver muchas calamidades, muchos pobres y para remediarlo le inspiró fundar las hermanas de la cruz, llevando una vida pobre como ellos.

El 2 de agosto de 1875 es el día señalado para dar comienzo a su gran obra, las siguen bastantes jóvenes y mayores que quieren imitar a sor ángela seguir su mismo género de vida empiezan a llamar la atención en Sevilla, en Madrid, en todas partes; donde se abren camino son humildes visten muy pobremente se preocupan el desecho de la humanidad.

Todos caben en sus casas la austeridad se la nota distintiva de sus casas y de sus personas a los pobres no les faltará nada a ellas y Roma, aprueba su obra es lo que ella esperaba es su mayor gozo ya puede morir en paz, muere como ha vivido como una santa, toda sevilla llora a la eternidad era el 2 de marzo de 1932.

Oración:

“Dios de toda generosidad, que iluminó a Santa Ángela, Santo, virtuoso y bondadoso, con la sabiduría de la Cruz, reconocer a tu Hijo Jesucristo en los pobres, los necesitados, los enfermos y los abandonados, y servirles y atenderles como un humilde esclavo, concédenos por su intercesión, ayuda para remediar nuestras necesidades, especialmente lo que pedimos con confianza en esta oración: (Haga su petición con fe),

De la misma manera, Dios de toda benevolencia nos inspira el deseo de seguir su ejemplo, abrazando cada día nuestra propia cruz, en unión con Cristo crucificado y sirviendo a nuestros hermanos con amor.

Gloriosa y milagrosa Santa Ángela de la Cruz, tú que eres de alma generosa y pura, llena de caridad que entregaste tu vida completa a Dios, glorificando al Señor con tu ejemplo y sacrificio, austeridad y desprendimiento de todo los bienes terrenales, tú que nunca dejaste la Palabra y la Voluntad de Dios, intercede por mí en estos momentos de dificultad y opresión, sé mi amable intercesora en la Gloria donde habitas y lleva mis peticiones a Dios Padre Celestial.

Tu que eres una Santa llena de cualidades y bondades, bendita sierva del Dios, fundadora de grandes obras para la sociedad, por tu afán de salvar almas y cuerpos y por tu amor incondicional por Jesús Crucificado te suplico que me acojas en tu corazón desapegado y me ayudes con mis carencias económicas, que son muchas.

Llamada madre de los pobres por tu inmensa caridad y por tu generosa entrega al servicio de los más desamparados, ante ti elevo mis oraciones con infinita esperanza porque tengo plena seguridad de que no me dejarás solo, pido mi ayuda que tanto necesito, ruego por mí al Creador, nuestro Padre misericordioso y le pido que no me olvide cuando distribuya sus bendiciones, sobre todo que me haga los favores de Dios para que vea resuelta esta abrumadora necesidad de dinero: (Pedir lo que se desea obtener)

Santa Ángela, llena de amor por los más desfavorecidos, confío en tu gran poder de mediación, no me dejes sufrir tanto, aligera mi carga, te lo pido en el nombre de Jesucristo, tu mayor ejemplo, y en el nombre de María Santísima, a quien tanto amaste, sé que mis peticiones son difíciles y urgentes, pero tengo tanta confianza y esperanza en ti que sé que si me pides pronto serán atendidas.

También deseo pedirte que me ayudes a seguir por el buen camino conforme las enseñanzas del Señor, para que nunca pierda la fe en él, me animó a seguir sin desmayarme y me enseñó a tener tanto amor por mi prójimo como tú.

Amado Dios de toda generosidad que llenó de dones a Santa Ángela de la Cruz para que reconociera a tu Hijo Jesucristo en los pobres y desamparados, en los enfermos y abandonados, y les sirviera como humilde esclavo y les diera ayuda y amor, nos concediera la gracia que pedimos por su intercesión, distribuye entre nosotros tus bendiciones, nos enviara fuerzas para vencer las luchas cotidianas y dirigiera nuestras vidas a seguir el ejemplo de esta santa y no olvidará nunca a aquellos que necesitan nuestra ayuda

Gloriosa y milagrosa Santa Ángela de la Cruz, alma generosa y pura, plena de caridad sin medida de bello corazón engrandecido por el Señor y ejemplo de sacrificio, austeridad y desprendimiento, tu que jamás te apartaste de la Palabra y la Voluntad de Dios, ruega por mi en estos momentos de dificultad y agobios, sé mi amable intercesora en la Gloria donde moras y lleva mis peticiones a Dios Padre Celestial.

Santa llena de cualidades y bendita sierva del Señor, fundadora de las hermanas de la Compañía de la Cruz, por tu afán de salvar almas y cuerpos y por tu incondicional amor a Jesús Crucificado te ruego me recibas en tu desprendido corazón y me consigas ayuda en mi graves carencias económicas. 

Llamada madre de los pobres por tu inmensa caridad y por tu generosa entrega al servicio de los más desvalidos, ante ti elevo con infinita esperanza mis oraciones pues tengo plena seguridad que no me dejaras solo, solicita por mi el auxilio que tanta falta me hace, ruega por mi al Creador, nuestro Padre misericordioso y pídele no me olvide cuando reparta sus bendiciones, en especial consígueme los favores de Dios para que vea resuelta esta agobiante necesidad de dinero: (Exponer el problema y pedir lo que se desea obtener). 

Santa Ángela,  llena de amor hacia los más desfavorecidos, confío en tu gran poder de mediación, no me dejes padecer tanto, aligera mi carga te lo pido en nombre de Jesucristo, máximo ejemplo tuyo, y en nombre de María Santísima, a quien tanto amaste, sé que mis peticiones son difíciles y urgentes pero tengo tanta confianza y esperanza en ti que sé que si tu lo pides por mi en breve serán atendidas.

También quiero pedirte me ayudes a ir por la buena senda para que nunca pierda la fe en Cristo Jesús, me des aliento para seguir adelante sin desfallecer y me enseñes a tener tanto amor al prójimo como tu.

Amado Dios de toda generosidad que colmaste de dones a Santa Ángela de la Cruz para que reconociese a tu Hijo Jesucristo en los pobres y desvalidos, en los enfermos y abandonados, y los sirviese como humilde esclava y les diera ayuda y amor, concédenos la gracia que te pedimos por su intercesión, distribuye entre nosotros tus bendiciones, mándanos fortaleza para vencer las luchas diarias y dirige nuestras vidas para seguir el ejemplo de esta Santa y nunca olvidar a los que necesitan nuestra ayuda. Te lo pedimos por el mismo Jesucristo, Hijo tuyo y Señor nuestro. Amén”.

La vida de Santa Ángela de la Cruz es una vida que sirve de modelo para las jóvenes que quieren iniciar su paso por la cristiandad, por eso, creemos que es un ejemplo a seguir, y debe ser tomada como tal. Esperamos que te haya gustado la oración y el conocer un poco más sobre la vida de Santa Ángela.

Versículo del Día

Yo les doy vida eterna, y nunca perecerán, ni nadie podrá arrebatarlas de la mano. Mi Padre, que me las ha dado, es más grande que todos; y de la mano del Padre nadie las puede arrebatar. El Padre y yo somos uno.

Juan 10:28-30 | NVI |